Close
Close
Información del usuario

No has entrado en el sistema

Discovery Channel

AGRESIÓN AL CUERPO

• En la cima del Everest el aire es tan ligero que el queroseno no hace combustión y los helicópteros no pueden volar.

• Cerca de la cumbre, la radiación solar es brutal. Los alpinistas que respiran con la boca abierta pueden sufrir quemaduras en el paladar, mientras que la deshidratación y las migrañas son también males muy frecuentes.

• Por encima de los 5.000 metros de altura, el cuerpo literalmente se consume a sí mismo para obtener energía.
o El rostro se hincha de un día para otro, especialmente en las zonas alrededor de los ojos.
o La tos puede ser tan violenta que algunas personas se rompen las costillas con el esfuerzo.
o Aparecen grietas en los dedos y en la lengua.
o Dormir se convierte en un problema.
o Se pierde peso.

• A grandes alturas, el cuerpo reacciona ante la falta de oxígeno produciendo mayor cantidad de glóbulos rojos. Como resultado de ello, los escaladores tienen la capacidad de absorber más oxígeno en cada respiración; pero debido al espesamiento de la sangre, corren el doble de riesgo de sufrir ataques cardíacos o infartos así como edemas cerebrales y tumefacción del cerebro que ocasiona desorientación, locura temporal e incluso la muerte.

• Los escaladores que se encuentran a punto de alcanzar la cima del Everest, deben respirar al menos 15 veces para poder dar un solo paso.

• El día en el que los alpinistas alcanzan la cumbre, llegan a consumir entre 12.000 y 15.000 calorías, diez veces lo que quema el cuerpo en un día normal.

Imágenes copyright © DCI