Información del usuario

No has entrado en el sistema

Discovery Channel

HOME Videos ¡Bebidas frescas ya!

Desde que el hombre descubrió que se podían conservar los alimentos, comenzó a emplear su ingenio para ponerlos al frío. Como el hecho de dejarlos a la intemperie no lograba más que cebar a los animales, en algún momento el ser humano decidió salir a buscar hielo o nieve de una montaña cercana para guardarla junto con la comida. Cuando pudo lograrlo en un recipiente más o menos aislado, comenzó a llamarse nevera, nombre que el sistema ha conservado… tal y como se conserva el frío.

Hoy en día existen muchas maneras de bajar la temperatura de los alimentos. La primera razón es sanitaria. A menos de 5º centígrados las peligrosas bacterias no actúan (así como a más de 60º perecen). La denominada cadena de frío se ha vuelto imperativa.

A la vez, existen infinidad de bebidas que se disfrutan más a baja temperatura, desde la cerveza a las gaseosas pasando por los jugos de frutas, hasta la simple agua potable.

Toda una serie de principios de física elemental rigen el proceso del enfriado, es decir, de reducción y mantenimiento de una temperatura inferior a la del medio ambiente. De todos ellos destacamos los siguientes:

- Algunos elementos son mejores conductores térmicos que otros.
El agua es mejor conductor que el aire; y el metal mejor que la madera o el plástico.

- En realidad, producir frío no es otra cosa que quitar calor. Todo lo que absorba energía del entorno, como por ejemplo la sal, será útil para ello.

- Una vez logrado el frío no hay que dejarlo escapar. Para ello se emplean materiales aislantes. Dicho de otra manera, lo contrario de los conductores térmicos.

Mira más contenido similar aquí

Este contenido requiere Flash Player
Este contenido requiere Flash Player