Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de este programa de televisión?

Bear Grylls: Discovery Channel se puso en contacto conmigo hace unos años. Yo había hecho un programa para la televisión del Reino Unido sobre el entrenamiento básico de la Legión Extranjera Francesa con un equipo de camarógrafos. Salió todo muy bien y a raíz de ello, Discovery Channel me dijo: “Sabemos lo que haces y nos encanta, ¿crees que podemos hacer un programa juntos en el que te dejemos abandonado en el medio de cualquier lugar con la intención de filmar todo lo que puedes hacer para salir de allí? “. No acepté en tres ocasiones porque no quería ser un presentador de televisión y yo estaba haciendo mis propias cosas, expediciones y escaladas. Entonces ellos me dijeron: "Escucha, no queremos un presentador de televisión. Tan sólo queremos filmar lo que tú haces, ya sea bueno o malo, los éxitos y los fracasos. Mi esposa me dijo: “¡Deberías probarlo!” y así lo hice. Fue muy divertido. Nunca sentí ningún tipo de presión para que todo funcionara a la perfección. Y nunca he tenido miedo de mostrar las cosas que iban mal. Yo no intento nada diferente y no pienso en las personas que estarán viendo el programa. Tan sólo pienso en los camarógrafos y en mí mismo. Pienso en todo lo que necesitamos hacer para alejarnos de los problemas, como por ejemplo mantenernos en alerta de las posibles serpientes y buscar un lugar en donde refugiarnos si se acerca la oscuridad de la noche. Lo hago así y funciona.

Pregunta: Sabemos que has estado en la Patagonia pero… ¿Has viajado también a Chile?

Bear Grylls: Nos encantó la Patagonia. Es un lugar hermoso, muy hermoso. Fue estupendo filmar allí.

Pregunta: ¿Cómo ha cambiado este programa de televisión tu vida?

Bear Grylls: No estoy muy seguro de donde hemos estado pero creo que fue en los campos de hielo de la frontera entre Argentina y Chile. Allí es donde me lancé en paracaídas y comencé a caminar hacia las estepas. Creo que el lugar más cercano era Calafate. Después, nos encontramos sobre el glaciar Perito Moreno. Me encanta la Patagonia. Es un lugar salvaje, ventoso, frío y estéril. Un lugar tan remoto que realizar una demostración allí se convirtió en todo un privilegio. Ahora miro el programa y es uno de mis favoritos.

Pregunta: ¿Qué opinas de los riesgos que debes enfrentar?

Bear Grylls: Los riesgos son altos. Forman parte del trabajo diario. Hace una semana tuve que luchar y matar a un cocodrilo en los pantanos de Louisina. Y una semana antes tuve que enfrentarme a unas víboras de aproximadamente dos metros, las llamadas serpientes de pozo (pit vipers). Acabo de escribir en mi blog (beargrylls.com) el momento en el que fui atacado por un grupo de abejas y mi cara se hinchó como un globo hasta que no podía ver. Todos los días te enfrentas a riesgos. Recuerdo que mientras estaba filmando en una isla desierta de la costa de Sumatra, me zambullí en el agua para bucear. Había una gran manta raya. Pensé que debía tener mucho cuidado porque algo exactamente igual había matado a Steve Irwin. Pero entonces también pensé: “éste es mi trabajo, es lo que me gusta hacer y necesito aplicar mis propios principios”. Así que decidí bucear hasta pescarla con una varilla de madera que había conseguido de un árbol. Todo salió bien. Esa noche cené en la playa. Intento tener cuidado. Pensar en las cosas y planearlas. Haber desarrollado un buen instinto a lo largo de los años es muy importante. Me ayuda a determinar dónde están los peligros y a mantenerme en alerta de qué es lo que debo controlar. Ha sido siempre una lucha constante en mi vida. Tengo una familia y necesito mantenerme a salvo de estas cosas. Mi prioridad número uno es asegurarme de que estemos todos a salvo. Pero también es una batalla constante tratar de balancear ambas vidas.

Pregunta: Sabemos que has sufrido un accidente de paracaídas hace algún tiempo. ¿Qué te ha hecho regresar al mundo de las aventuras extremas?

Bear Grylls: La respuesta más corta es decir que me encantan. Es lo que siempre he hecho, a lo que me he dedicado toda mi vida. Me siento vivo. El hecho de que en la vida hayas sufrido un revés no significa que debas rendirte. Creo que mi accidente de paracaidismo me permitió darme cuenta de lo afortunado que era por haber conseguido sobrevivir. Sólo tenemos una vida y debemos aprovecharla audazmente, saliendo ahí afuera para hacer todas estas cosas. Muchas veces necesitamos sufrir un revés para darnos cuenta de ello.

Pregunta: ¿Qué es lo que se debe llevar en el bolsillo para sobrevivir ante cualquier situación?

Bear Grylls: El cerebro. Es nuestra gran ventaja sobre todos los animales peligrosos. Por eso tenemos un cerebro mucho más grande que ellos. En el mundo de la supervivencia el sentido común es muy importante. Lo mismo ocurre con la ingenuidad, la importancia de ser innovador y el saber pensar sobre el problema que se presenta. Últimamente lo más valioso que tenemos es nuestro espíritu. Nuestra determinación para seguir con vida es muy importante. Yo siempre llevo en la suela de mi zapato una pequeña fotografía laminada de mi familia. Es mi mejor herramienta de supervivencia.

Pregunta: Has estado realizando este programa durante un largo periodo de tiempo y has viajado alrededor de todo el mundo. ¿Todavía te impresionan las personas, los animales y la naturaleza que ves en otros lugares?

Bear Grylls: ¡Claro que sí! Cada día es realmente un privilegio. Cuanto más viajo más me doy cuenta de la cantidad de lugares salvajes que hay en nuestro planeta. todos los días me sorprendo de lo remoto que resultan muchos de los destinos a los que vamos. Incluso en los países en los que crees que hay montones de gente, como por ejemplo México, encuentras lugares así. He estado en una región salina de México en la que no se encontraban seres humanos a más de 160 kilómetros de distancia. Al visitar las selvas tropicales de Indonesia y la tundra siberiana piensas en lo extraordinario, hermoso y salvaje que es nuestro mundo. Desde el punto de vista de la naturaleza, me sorprendo constantemente de lo grandes y peligrosos que resultan algunos lugares de la Tierra.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo has estado en la Patagonia?

Bear Grylls: Hemos realizado dos programas en la Patagonia y hemos estado allí aproximadamente dos semanas. Para los episodios de esta región llevé un equipo más completo. Tenía una cuerda y un saco para el hielo. Eso me permitió hacer más cosas. Me encantó.

Pregunta: ¿Cuántas personas forman parte de tu equipo?

Bear Grylls: Cuatro de nosotros llevamos cámaras y también contamos con un experto en sonido, un director y una persona encargada de la seguridad de los camarógrafos. Éste último se ocupa de amarrar las cuerdas para poder filmar en acantilados y en todos esos lugares peligrosos.

Pregunta: ¿Qué viene a tu mente cuando te encuentras en el medio de la nada?

Bear Grylls: Me siento dos veces al año con los encargados de la producción y planeamos lo que podría resultar interesante. La línea general consiste en determinar el lugar exremo y el momento del año en el que estaremos allí. He estado filmando en Siberia durante el invierno y en el Sahara en el calor sofocante del verano. También trabajamos en las selvas de Indonesia durante la época de lluvias. Para ser honesto, se buscan lugares que me coloquen al límite de mis posibilidades y este año ha sido especialmente difícil.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo más crees que seguirás haciendo estas cosas?

Bear Grylls: No lo sé. Cada vez salgo más contusionado y herido. Los últimos meses han sido fatales. Me han atacado las abejas, me han mordido las serpientes y me han picado los escorpiones. He roto ambos dedos gordos de los pies, las rodillas y un codo. También me he dislocado las caderas. Pero esta es la naturaleza del trabajo. Me curo con bastante rapidez y regreso. Los cortes y las contusiones tan sólo me molestan unos días. Esto es lo que me gusta hacer. Soy joven y estoy físicamente preparado. De momento seguiré.

Pregunta: ¿Tienes en mente algún otro récord que batir?

Bear Grylls: Sí, pero aún es un secreto.

Pregunta: ¿Qué crees que tienes en común con los grandes aventureros como por ejemplo Ryan Helmut?

Bear Grylls: Gracias a mi trabajo tengo el privilegio de conocer a muchos de estos hombres. Nos especializamos en diferentes áreas y no somos súper-héroes. Somos personas normales. Creo que nos une la determinación de seguir un sueño. Pienso que la vida recompensa la persistencia, no sólo el talento y la suerte. Esta es una virtud que veo en muchas de estas personas.

Pregunta: Eres un hombre de fe. ¿Significa la fe mucho para ti cuando estás en la selva o en un ambiente extremo?

Bear Grylls: Mi fe cristiana es muy importante para mí. Es la espina dorsal de mi vida. Me ha ayudado a superar momentos muy difíciles. Me sirve de motivación para seguir haciendo todas estas cosas.

Pregunta: ¿Cuál consideras el mejor momento de la segunda temporada de la serie? ¿Lo recuerdas?

Bear Grylls: El episodio de la selva de Panamá fue tremendamente especial. Seguimos las rutas de los viejos conquistadores, los caminos de oro a través de la selva y los hoyos de las serpientes de pozo. También recuerdo los días en los campos de hielo de la Patagonia y la noche en la que tuve que resguardarme entre los restos de un camello en el Sáhara. Fue uno de esos momentos que nunca olvidas.