A tan sólo 96 kilómetros (60 millas) del Circulo Ártico se encuentra un pueblo en el borde de la civilización: Tanana, Alaska. Este pueblo congelado con 200 habitantes forma parte de una América desconocida en donde los hombres cazan y ponen trampas para sobrevivir, subsistiendo como cavernícolas modernos.

Stan Zuray escapó de su pasado en Boston para instalarse en el Yukón hace 40 años, aprendiendo a sobrevivir por ensayo y error. Su hijo Joey nació y creció en Tanana y ya es lo suficientemente hábil como para cuestionar los métodos de su padre.