PECADOS DE MI PADRE, película dirigida por el cineasta argentino Nicolás Entel, recorrió el mundo en festivales y salas de cine y llega ahora a la televisión de América Latina. El documental, que relata la historia de Pablo Escobar desde el punto de vista de su hijo, Sebastián Marroquín (nombre que adquirió luego de cambiar su identidad poco antes de exiliarse con su familia en Argentina).

PECADOS DE MI PADRE comienza narrando la historia del jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, muerto por la policía colombiana en 1993. El documental exhibe fotos de archivo de la familia (nunca antes vistas hasta la realización de la película), intercaladas con los relatos de su hijo y de la esposa de Escobar, María Isabel Santos, a la vez que se revelan aspectos hasta entonces desconocidos del llamado “capo narco”. Sebastián, que tan sólo tenía 16 años cuando murió Escobar, recuerda su infancia llena de lujos, rodeado de un padre cariñoso y protector. El lado más oscuro de éste fue descubierto por Sebastián cuando tenía aproximadamente ocho años de edad, resultado de las noticias del momento que relacionaban el nombre de Escobar con toda una serie de crímenes.

La película, sin embargo, no se queda sólo en el recuerdo. Además de erigirse como una obra biográfica, culmina con un acontecimiento histórico para los relacionados con dos de los crímenes más prominentes de Escobar en la Colombia de los años 80. Se trata del reciente encuentro entre Sebastián y los hijos de Rodrigo Lara Bonilla y Luis Carlos Galán, dos reconocidos políticos asesinados por orden de Escobar en 1984 y 1989, respectivamente. El documental recoge la escena en la que Sebastián regresa a Colombia por primera vez en 15 años, para junto a Rodrigo Lara Jr., Juan Manuel Galán, Carlos Galán y Claudio Galán, pedir perdón por los actos de su padre. El programa también relata la historia de ambos políticos bajo la perspectiva de sus propios hijos (Lara era el Ministro de Justicia de Colombia y Galán el candidato más opcionado a la presidencia en el momento de su asesinato. En aquella época, ambos representaban la lucha contra el narcoterrorismo y encabezaban un proceso de renovación política).

Finalmente, PECADOS DE MI PADRE traza la trayectoria de Sebastián Marroquín desde la muerte de Escobar, registrando una de sus reflexiones más importantes: “Si quiero vivir, tengo que hacer exactamente lo opuesto a lo que hizo mi padre”.

PECADOS DE MI PADRE es una co-producción de Discovery Channel y Red Creek Productions, grabada en Argentina, Colombia y Ecuador, en un proceso que duró cinco años. Contiene canciones de Manu Chao y Tom Waits. La música original del filme fue compuesta por el argentino Diego “Didí” Gutman, ganador del premio Grammy, mientras la narración corrió a cargo del actor colombiano Jorge Enrique Abello (“Betty, la fea”).