Crédito de las imágenes: Alernet

Cuando el huracán Sandy tocó tierra en la noche del 29 de octubre, causó grandes daños en New Jersey, New York, y varios lugares de la región noreste. Las comunidades costeras recibieron el peor impacto. Debieron evacuarse miles de pobladores de seis estados y se perdieron muchas vidas. Durante la tormenta, los niños y familias mas vulnerables fueron trasladados a refugios y miles de personas no saben cuando podrán volver a sus hogares.

El impacto del huracán Sandy en los niños

Los niños que llegaron a los refugios fueron arrancados de todo lo que les era cómodo y familiar. Se encuentran en lugares nuevos, rodeados de extraños y extremadamente inseguros sobre su futuro. Y aunque esos refugios les brindan protección del medioambiente, no brindan privacidad o espacios individuales para familias y niños. Se trata de espacios abiertos llenas de filas con personas desconocidas durmiendo junto a los niños lo que representa inconvenientes sanitarios y de higiene para las familias con bebes y niños pequeños. Estos centros tampoco tienen espacio para que los niños jueguen y gasten la energía acumulada. Los niños y sus familias deben soportar la perdida de sus posesiones y la destrucción de sus hogares. Save the Children sabe que, después de un desastre como el de Sandy, los niños necesitan mucho apoyo emocional.

La respuesta de Save the Children

Los equipos de respuesta a emergencias domésticas de Save the Children se encuentran en New Jersey y Nueva York, trabajando con los niños y las familias que están en los refugios, así como también con las comunidades para identificar las necesidades de corto y largo plazo. Nuestro equipo esta también en contacto constante con sus asociados nacionales, como la Cruz Roja Norteamericana, la FEMA y Childcare Aware, para evaluar las necesidades básicas a corto y largo plazo de las familias afectadas por la tormenta. Hemos identificado las necesidades inmediatas más importantes de la mayoría de los refugios principales de NJ y NY, que albergan un número significativo de niños, incluyendo equipos de higiene femenina, ropa de abrigo (la calefacción eléctrica no es estable en los refugios y el clima frio del invierno ya esta entre nosotros), cunas para bebes y áreas para amamantamiento.

¿Cómo podemos ayudar?

Estos niños necesitan urgentemente de nuestra generosidad y colaboración para que podamos hacer llegar nuestro conocimiento, nuestro personal especializado y toda la colaboración para los niños y las familias afectadas por el desastre.

Entra a Save the Children para hacer un donativo que ayudará a quienes más lo necesitan.