Pregunta: ¿Es verdad que las calles de Washington D.C. forman símbolos masónicos gigantescos?
Respuesta: En este caso en particular podemos volver a la alegoría de la nube. Si observamos un mapa realizado por un satélite, encontraremos una gran variedad de líneas rectas, curvas, puntos y ángulos distribuidos a lo largo del terreno. Uno puede armar absolutamente lo que quiera con estos elementos. Los límites se encuentran en la imaginación de cada uno, aunque en el caso de Washington D.C., efectivamente existen algunos monumentos o lugares elegidos por sus primeros arquitectos y gobernantes, de entre los cuales varios fueron masones. Estos masones utilizaron sus conocimientos para la edificación de la ciudad, aunque estos símbolos y posiciones no tienen mucho valor para quien no ha experimentado la masonería a través de complejos rituales de carácter moral y simbólico, sin esconder tesoros u otros secretos físicos.

Pretunta: ¿Tienen los masones el poder del mundo?
Respuesta: Aunque los masones son hombres influyentes, no tenemos el poder del mundo. Es importante recalcar que los tres pilares de la masonería son: igualdad, caridad y fraternidad. Si realmente tuviéramos el poder del mundo tendría que decir que estamos haciendo un pésimo trabajo a juzgar por los titulares de los diarios. El masón, sin embargo, se compromete a seguir estos valores teniendo como finalidad mejorar su propia vida, influyendo positivamente en aquellas personas que lo rodean. Todos lo hacemos en la medida de nuestras posibilidades. Unos son más influyentes que otros pero todos tienen más o menos la responsabilidad social de inculcar estos principios.

Pregunta: ¿Es la masonería un culto o una religión?
Respuesta: Tanto los cultos como las religiones tienen como eje central una creencia o un dogma y el poder que los une es el de la fe. La masonería no tiene ninguna deidad específica ni dogma. Seguidores de diferentes religiones incluso se congregan para trabajar juntos como hermanos masones. Dentro de una logia masónica existen miembros budistas, musulmanes, judíos, cristianos y de otras religiones pero al congregarse se olvidan de sus conflictos históricos y políticos para trabajar juntos bajo un fin común: la mejora de su carácter y de la sociedad en la que viven. Creer en una deidad es un requisito indispensable para formar parte del grupo porque consideramos que para que un hombre pueda aceptar la hermandad de otro hombre tiene que aceptar primero la paternidad de Dios. Sin embargo, en nuestros templos está prohibido hablar sobre religión porque estas discusiones pueden crear conflictos y falta de armonía. Las religiones nos ofrecen una guía espiritual y la salvación para el drama de la muerte inevitable. En definitiva, la masonería ofrece una guía ética y moral que nos sirve para el día a día en nuestra realidad cotidiana.

Pregunta: ¿Son los masones los responsables de las insurgencias y las revoluciones del mundo?
Rspuesta: Como parte de los valores masónicos antes mencionados, creemos en la igualdad y una de las grandes batallas que libra un masón es la lucha contra la desigualdad y la tiranía. El nacimiento de los EE.UU. fue una prueba de esto. Con la caída de Grecia ante el Imperio Romano también cayó la primera democracia del mundo. Este sistema político basado en la igualdad y en una distribución equitativa del poder con sus ciudadanos sólo fue reestablecido cuando George Washington y los demás fundadores de los EE.UU. decidieron que la forma de gobierno que se adoptaría para este país sería un sistema democrático: el mismo sistema que siempre ha regido a los masones. Después del nacimiento de la primera democracia del mundo moderno vinieron otras revoluciones de independencia que buscaban los mismos principios y valores, sobre todo en Latinoamérica. Como ejemplos puntuales de masones revolucionarios tenemos al cura Miguel Hidalgo de México; y en el cono sur a Simón Bolívar y a San Martín.